André Paradis, Pintor
Suscríbete a mi boletín de noticias!
 

BiografĂ­a

(Pasaje de un texto en inglés de David Kent, Director, Kent Gallery, Florida)

Las pinturas de André Paradis revelan paisajes abstractos llenos de emoción que contrastan con tanta audaz y urgencia que las fuentes de inspiración del artista se encarnan con energía en la tela. Sus pinturas son la expresión de lo que ata el hombre al lugar y, aunque los viajes hayan llevado al artista a todos los rincones de esta tierra, sentimos una impresión de intimidad con las montanas, los lagos, la roca, la tierra que describe. Esta intimidad es muy familiar y naturalmente calma y alegre.

Los secretos que compartimos con André Paradis al entender su arte no son unos susurros ecos de un mundo interior pero más bien una expresión heroica de texturas y luces que elevan al horizonte con una simplicidad desconcertante.

Cuando Paradis nos relata los origines de sus inspiraciones, se recuerda el día, la hora exacta de sus encuentros, la calidad de la luz del sol y su dirección en comparación con el ecuador. En sus pinturas, podemos sentir tanto la impresión del frío de una nieve cubriendo las montanas, que el horizonte bañado de rosado, que el viento sereno y silencioso a la altura de un lago y un cielo infinito. La niebla borrosa casi lechosa encima de un río da, de una sola vez, un equilibrio insólito de luz igualando el día y la noche. La luz movidaza se transforma ardiente y calorosa como oro que centellea. Las estrellas caen del cielo al momento preciso en que el sol sigue fuera del alcance y que los pliegues sedosos de la humedad ocultan al mundo antes de desaparecer en el silencio de la madrugada.

Lo que diferencia la estética de André Paradis a la de la mayoría de los artistas contemporáneos es la brillante integración de un material inédito: el polvo de vidrio reciclado. Además, el artista utiliza materiales nobles tales como las hojas cobrizas, doradas y plateada que cubren al fondos de sus telas con un toque oriental.

El polvo de vidrio reciclado lleva transparencia y espesor a los sujetos ilustrados. Combinando los pigmentos puros con el polvo de vidrio reciclado, Paradis crea una paleta de colores indubitablemente propia. La experiencia que llevan sus pinturas envuelve al espectador en una serenidad de los sentimientos. Los chorros de colores llegan a ser sensuales y táctiles y constituyen casi una escultura sobre la tela. Podemos sentir el acto mismo de la creación del proceso del artista, su contacto con la pintura es vigoroso, encontramos una forma pictórica luminescente.

Notas biográficas

Nacido en Québec, Paradis se muda en 1994 en un estudio, en Paris, rue Cassette. Allí desarrolla su identidad pictórica propia especialmente con la maestría de la integración del polvo de vidrio reciclado en un médium acrílico. En 1996 expone solo en Paris y al año siguiente lo hace al prestigioso museo de arte de Setegaya en Tokio. Desde este momento André Paradis ha participado a más de 30 exposiciones solos y colectivas en Estados Unidos, Francia, Japón, Corea, Noruega y Canadá. En 2001, Paradis recibió la medalla de oro del Concours International des Arts Contemporains en Paris. Sus obras forman parte de muchas colecciones privadas y publicas tales como las del Cirque du Soleil, de la Maison de Champagne de Roger Brun, del Conseil General du lot en France, de la Fundación Centro Cultural Altos de Chavon en Republica Dominicana y la del Museo de Ciencia y Cultura de Costa Rica.

Biografía - André Paradis (.doc)

Declaracio  artistica

Mis primeras fuentes de inspiración son las diversas expresiones de la naturaleza a través del mundo. Yo me esfuerzo por entrar en contacto con mí alrededor ; montañas, lagos, minerales y cielos constituyen los orígenes de mis paisajes abstractos.

Tras muchos años de investigaciones, el uso del polvo de vidrio reciclado ha terminado siendo parte de casi todas mis pinturas. Conformándose a los postulados de mi proceso ecológico, el polvo de vidrio reciclado, combinado a los pigmentos puros, lleva transparencia, brillantez y volumen al sujeto.

Nuestro contacto con el medioambiente evoca una impresión de unión con la naturaleza. Es precisamente por llegar a sentir esta unión que yo pinto y es por la misma razón que el espectador llega a sentir placer, serenidad y calma estudiando mis obras.

Declaracio artistica - André Paradis (.doc)

Curriculum Vitae